lunes, 14 de diciembre de 2009

Take no prisoners

Dejó caer al piso la barra de metal con la que había matado al último y dirigió su mirada a quien sabía a cargo. Yacía aturdido y sangrando del rostro. Doce personas atadas de pies y manos observando en un rincón.

Se acercó y con calma le ayudó a ponerse de rodillas. Ignoró todas sus súplicas y lágrimas. Con voz calmada le dijo viéndolo directo a los ojos.

- No voy a golpearte mas, quiero que estés consciente de lo que esta pasando. Si quieres decir algo este es el momento.

El asesino solo atino a llorar de forma descontrolada y gimotear pidiendo perdón. Él dio media vuelta y se acercó a uno de los cadáveres. Tomó su arma de entre sus ropas y reviso que estuviera cargada. Al volverse se dio cuenta que el condenado pretendía rezar.

- Pa.. padre nuestr-o que estás.. en.. el cielo...

Se acerco y le dijo al oído – Ya que estas hablando con el, dile que este hijo suyo no llegará a casa para la cena.

Miro a las doce personas aun sentadas en un rincón y ellos le devolvieron la mirada con horror, aunque ya eran libres.

Tomo con fuerza la cara del asesino ahogando un grito de terror, metió el cañón del arma en la boca y disparo siete veces.

El comentarista del noticiero dijo en forma triste – Le dio siete tiros, solo uno era necesario.

Los muertos reclamaban tanta rabia.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Oooo, realmente no deja de sorprenderme la habilidad que tienes, deberias aprovecharla y seguir escribiendo mas seguido... :)

Javier dijo...

Me ha parecido muy buena, sueltate un poco mas... se antoja para que describas un poco mas el lugar para darle un toque mas completo a la historia ...

Sere aventurado, que mas da, me recuerda a HP. Lovekraft.

Aluziner dijo...

Muy bueno mostroenturno, como que deja con ganas de leer más. :)

Saludos!

Ronyeli Paulina dijo...

Encantada de leer tu blog =) *