domingo, 21 de febrero de 2010

El mismo ruido de siempre

Hace un par de semanas en mi ciudad se celebro un evento de motociclistas. Era apenas una escala en una gira mas grande de clubs de motocicletas que abarcaba al menos una media docena de ciudades a lo largo del pacifico. Llegue allí de milagro por que la Teacher Tere nos tiro el pitazo de que habría algo de rock y que probablemente estaría por allí ella palomeando. Además también iba tocar Black Letter for a Rotten Heart ,un proyecto metalero de un amigo del trabajo.

Pues fieles a la tradición payasonica de los habitantes de este pueblito, por ahí hicieron aparición las poquitas celebridades –según ellos– de la ciudad, eso si, luciendo su chamarra de cuero, paños negros en la cabeza, guantes negros y demás parafernalia que los haría ver ad-hoc al evento. Si al otro día hubiese sido La feria del caballo igual iban andar con botas y cinto pitiado. Ahh los obregonenses! Tan predecibles como patéticos multimodas.

Como sea, el lugar de reunión –en esta ocasión fue el estacionamiento del boliche–estuvo a reventar y había cualquier cantidad de gente con sus motos. En parte evento familiar en parte evento de perdición con nenas vestidas sexy tomándose fotos con los miembros vestidos mas agresiva y estereotipadamente que había. Al fondo había una barra donde comprar cerveza (a Thor gracias que era bud-lite/Pacifico) y además un escenario donde se supone que habría algo de música.

La primer banda que toco –es un decir– se hacían llamar Nova Era. Trataban, con muy poco éxito, de sonar a algo parecido a una mezcla entre Los Angeles del infierno y Slayer. En resumen, no se les entendió mucho gracias a los intentos del vocalista de podrir la voz y sonar lo mas gutural posible. La energía eléctrica les jugo mal y en al menos dos canciones tuvieron que pararse antes de terminar.

Les siguió un grupo étnico-metal-guerrillero llamado Et Noise que hacían algo así como uno de los discos de Sepultura allá por los albores de los 90s. Todo pintaba bien: buen ruido, tambores étnicos, caracoles, sonajitas y voz ruda. Pero. Si, siempre hay un pero. La cagaron absolutamente con solo una frase del vocalista al presentar una canción: “Esta canción va dedicada a todos los policías del mundo que…mmm…errrr… golpean y lastiman a la gente en todo el muUUUUUNDOOOOO!!!”. Por si no fuera suficiente con eso la siguiente canción la dedicaron al Ejercito de Zoquetes y Lelos Nacionales (EZLN) y al Ejercito de Payasos Recalcitrantes (EPR), donde a mi juicio cometieron el mismo pecado que tienen muchas de las bandas locales: Creer que localmente los indígenas no han sido violentados y masacrados. Tal pareciera que para ellos solos “nuestros hermanos” de Chiapas son los únicos que merecen ser ensalzados por haber sido atacados y solamente el EZLN en su enorme beatitud es la única fuerza opositora el malvado gobierno.

Lo que me pudre las pelotas no es que sigan creyendo que el payaso lamebotas del Sub Marcos (Acuérdate Marcos que aca en Empalme te corrieron de una patada en el culo! Cabron.) sea en verdad un revolucionario sino que no puedan ver la historia enorme que tiene Sonora, y no solo de sus indígenas Yaquis, si no la demás población. Héroes anónimos hay muchos. Causas justas las son todas. Y aquí, jamás alguien ha tenido que ocultarse el rostro para pelear. Ya seria hora que uno de los muchos grupos de metal, punk, death y skapunk que hay en la ciudad se fijaran más en las tragedias, luchas, muertes y pocas victorias que la gente ha conseguido en este estado. Pero, obvio… no serian rebeldes contra el sistema si no le cantan a Marcos y a sus zapatistas o si?

Afortunadamente luego de ellos las bandas siguientes tocaron canciones más propias de los temas típicos del heavy metal: serpientes, demonios, chicas, alcohol y drogas. Y con eso la bola de gringos que vinieron desde Arizona en sus harleys se comenzaron a poner en ambiente. Que finalmente de eso se trataba no? De entretener a unos motociclistas barbudos que estaban de paso en la ciudad. Joder, quien chingados iba querer manejar una moto por 800km para venir a escuchar problemas de unos pinches indios? A ver si vamos poniendo mas atención la próxima vez.

Paz.

3 comentarios:

juanapez dijo...

ajá...

carlosmxax dijo...

es que hay momentos y momentos
es lo mismo cuando vas a escuchar U2 y el pesote de Bono se pone a hablar de la multinacionales, de la ecologia, ok, esta buien pero no es el momento...

MostroEnTurno dijo...

El dia que vea Bono se ponga activista le gritare 'Ea puto! no me toques los webos mas con los zapatistas. Canta esa de With or without you, hagame usted el favor!'.

Gracias por pasar.

Mucha poesia juanapez. Igual a algo se le ha de poder poner musica.

Saludos